20/11/2017 - UTILIZACIÓN DE LOS ESPEJOS RETROVISORES

Los espejos retrovisores son un elemento muy importante dentro de la conducción de un vehículo, ya que puede evitar siniestros viales. El ser humano tiene un ángulo de visión horizontal de 170 grados, y lateral de 100 grados; con la utilización de los espejos retrovisores, ese ángulo de 170 grados se amplía casi hasta los 360 grados, sin abandonar la posición de la cabeza con vista al frente.

LOS ESPEJOS RETROVISORES

El Art. 31, Inc. D, de la Ley 8560, dice: "sistema retrovisor amplio, permanente y efectivo".

Si bien la legislación no es específica en la utilización o cantidad de estos dispositivos, son de vital importancia casi en todo momento en la conducción: para realizar un adelantamiento, un cambio de carril, una detención, para dar paso, para estacionar.

Nos permiten visualizar que sucede a partir de la falta de visión lateral del ojo humano, es decir que a través de ellos podemos ver más allá de los 170 grados, y hacia atrás, hasta completar la vuelta completa, sin abandonar la postura de conducir. Sin embargo, hay muchos conductores que no alcanzan a darle el uso adecuado, o ignoran su utilidad, volviendo su conducción muy peligrosa.


¿CUÁNTOS ESPEJOS ES RECOMENDABLE UTILIZAR?

La invención de los espejos retrovisores en el vehículo apuntan a que el conductor pueda ver lo que ocurre en sectores donde no llega el ojo humano, sin girar la cabeza. La cantidad de estos dispositivos ha variado a lo largo del tiempo, evolucionando de acuerdo a las necesidades de la seguridad vial, teniendo su origen en el año 1911, en las 500 millas de Indianápoles, reemplazando el mecánico que le redactaba lo que pasaba, por un espejo, hasta nuestros días, con el paulatino reemplazo de los espejos por las cámaras, ganando en eficiencia la tecnología.

En un automóvil de uso común comenzó a utilizarse desde hace algunos años un espejo interior, uno derecho y uno izquierdo. Hoy en día todos los modelos en serie traen al menos esos espejos.


¿QUÉ FUNCIÓN TIENE CADA ESPEJO?

El espejo retrovisor interior: instalado dentro del habitáculo, al frente y al medio, dando un panorama de al menos una parte de la carretera plana y centrada en el plano vertical longitudinal desde el horizonte hasta una distancia de 60 metros por detrás de los puntos oculares y en una anchura de 20 metros sobre la calzada.

El espejo exterior derecho: deberá permitir la visión de una parte de la carretera hasta una distancia de 20 metros por detrás y en un ancho de 4 metros. Ayuda a tener controlada la posición dentro del carril y a visualizar obstáculos en el lado derecho cuando maniobramos.

El espejo exterior izquierdo: deberá permitir la visión de una parte de la carretera hasta una distancia de 10 metros por detrás y en un ancho de 2,5 metros.

Las veces que se deba mirar por el espejo dependerá del nivel de conducción que se alcance, independientemente si el conductor circula por la calle céntrica de una ciudad a hora pico, o por una ruta convencional en horario nocturno. La costumbre de observar el panorama a través de ellos deviene del interés del entorno, y de la información que su cerebro pueda llegar a necesitar. Chequear cada diez segundos o una vez por minuto no puede tener casi incidencia en el segundo de los casos, a menos que deba realizarse alguna maniobra, pero sí en el primer ejemplo, en donde el retrovisor ayuda a la buena conducción. Cada automovilista debe conocer lo que sucede por delante, a los costados, y por detrás, sobre todo en estos tiempos donde la imprudencia está muy ligada a las motocicletas (cada vez puede verse un número mayor de conductores de esos rodados menores sin el casco reglamentario).

Sin embargo, los espejos no nos dan una visión completa del panorama que sucede por detrás, quedando zonas a las que no se tiene acceso, por los diseños de los automóviles, a los cuales se los denomina "puntos ciegos". Estos sectores pueden reducirse al máximo con una correcta disposición de los cristales, pero siempre queda un mínimo invisible donde cabe, justamente, una motocicleta.


¿CÓMO REDUCIR EL PUNTO CIEGO?

Cuando un automovilista desea cambiar de carril, observa que en su espejo lateral no hay otro auto que circule por ese sector, y al realizar la maniobra aparece repentinamente un vehículo que toca bocina para alertar su presencia. Ese automóvil siempre estuvo allí, pero no logró verlo.

Si no se dispone de algún dispositivo electrónico, como un detector o una cámara (estas últimas neutralizan el punto ciego, ofreciendo un panorama completo de lo que sucede atrás del rodado), el auto tiene un ángulo muerto en sus retrovisores. De aquí la importancia de saber cómo reducir el ángulo muerto o punto ciego. Para evitar el ángulo muerto sin el uso de estos sistemas, solo le quedan dos posibles soluciones: ajustar bien los espejos y utilizar la cabeza.

Si bien en la parte frontal los conductores tienen menos visibilidad del lado izquierdo porque el pilar de ese costado está más próximo, los expertos aseguran que los puntos ciegos son más peligrosos cuando se realizan giros a la derecha, y no son pocas las veces que ese sector obstruye la visión del automovilista, que no alcanza a observar a un peatón o incluso a un auto.

La limpieza de los espejos es fundamental para que nos ofrezcan un panorama más fiable, ya que los espejos sucios pueden producir sombras, vacíos, luces duplicadas, llegando a no ser fiable la imagen que nos llega.


UTILIZACIÓN

Si un conductor va a subirse a un vehículo que no es de su uso habitual, debe ajustar adecuadamente los espejos a su campo visual. Deben ajustarse de tal forma que le permitan ver con claridad todos los puntos laterales y traseros sin necesidad de mover la espalda del respaldo del asiento del conductor; que tan sólo moviendo los ojos, alcance a ver todas las zonas que le rodean mientras conduce.

Cada vez que se vaya a realizar alguna maniobra, como un giro, un cambio de carril, un estacionamiento, se debe asegurar a través del espejo retrovisor que no se va a entorpecer la normal circulación de los vehículos que circulan por el costado y por detrás.

Sirven para controlar el perímetro, mantenerlo seguro, sin caer en la paranoia, como volverse esclavo de ellos. Es muy importante dominar las distancias del auto para cualquier maniobra a través de los espejos; cuanto más veamos y seamos capaces de procesar podremos actuar con mayor seguridad. Y eso es, en esencia, lo más importante al volante.

Otras capacitaciones y proyectos


05/08/2018 - ¿QUÉ HACER CUANDO SE REVIENTA UN NEUMÁTICO DURANTE LA MARCHA?
16/01/2018 - LA LLUVIA, NIEBLA Y NIEVE COMO FENÓMENO CLIMÁTICO QUE INCIDE EN LA CONDUCCIÓN
08/12/2017 - NEUMÁTICOS
04/12/2017 - RECUPERACION DE PUNTOS Y LICENCIAS DE CONDUCIR