14/11/2017 - ¿QUÉ HACEMOS?

El Anexo J de la Ley Provincial Nº 8560 (9169, T.O. 2004), nos indica una serie de parámetros para implementar en los controles del tránsito, a los cales Policía Caminera adapta su trabajo diario.

Policía Caminera tiene dos áreas específicas de función social: la del control preventivo que puede ver cualquier persona que circule por las carreteras cordobesas, y otra no menos importante, que es la de capacitación, dirigida fundamentalmente a escuelas e instituciones de formación.

El trabajo específico de campo de Policía Caminera es regulado por el Anexo J del Decreto Reglamentario 318/07, que regula la Ley 9169 (Texto Ordenado 8560), indicando una serie de parámetros específicos a los fines de la seguridad vial.
Los controles tienen características similares, tomando como eje la seguridad vial, y todo lo que ello implica. Sin embargo, la participación ciudadana tiene mucha importancia en la detección de violaciones a las normas viales, llegando a todos los puntos de la Provincia, abarcando infinitamente más territorio que la misma Policía Caminera.

Existen situaciones especiales que se dan a menudo en las rutas de la Provincia de Córdoba, en las cuales Policía Caminera debe actuar con rapidez y prudencia, como en zonas muy oscuras ante una incidencia (siniestro vial, inclemencia climática, desastre natural), para lo cual la acción inmediata es fundamental, realizando un despliegue de conos a una distancia prudencial que advierta del peligro a los automovilistas, con la utilización de balizas leds, visibles a una distancia considerable.
Por estos motivos expresados, es necesario solicitar la colaboración de los usuarios de las rutas cordobesas, para que adecuen su velocidad para poder detenerse a una distancia prudencial, sin necesidad de forzar el sistema de frenado, ni tener que recurrir a desviar su trayectoria para evitar que el problema sea mayor.

El primer tipo de control nos indica que se hace utilización de la figura de "observador", que se instala a la vera de la ruta, y comunica las infracciones al control, instalado en otro sector. Las infracciones que puede controlar son velocidad (el cinemómetro puede estar instalado a una distancia hasta 30 km del control), adelantamientos indebidos, falta de luces, utilización de telefonía móvil (aplicable al conductor), si llevan colocados los correajes de seguridad, por citar algunos ejemplos más comunes. Similares características tiene el quinto control detallado en el Anexo J, permitiendo al observador moverse por la ruta en modalidad patrullaje (a una velocidad promedio entre la mínima y la máxima, sin convertirse en un riesgo él mismo), y dando aviso al control sobre las infracciones que pueda detectar.

Los tipos dos y tres tienen similares características, instalando solamente en el puesto de control, pudiendo realizar un trabajo más amplio, como la verificación de la vigencia de la documentación, si circulan personas en la caja, si la cantidad de ocupantes que viajan en el vehículo corresponde al número de plazas permitido.

El cuarto control permite el patrullaje. Cuando se detecta una infracción, el móvil se posicionará detrás del rodado en cuestión, y mediante la acción de sirena y juego de luces, le solicitará al infractor que detenga su marcha a la vera de la ruta, para no interferir con la normal circulación, y hacer cesar la falta.

Los controles sexto y séptimo están avocados al control de transportes de carga y de pasajeros, y se realizan solamente en el puesto de control, verificando que la documentación coincida con la carga, las habilitaciones, y todo comportamiento vial referente a los demás vehículos.

Se detalla este anexo debido a la cantidad de ciudadanos que a diario solicitan información sobre los alcances legales de los controles de Policía Caminera, sobre todo si está legislado el control en patrullaje, y la figura de observador. La información se brindará por cualquier medio a todo ciudadano que así lo solicite, y no solamente la página web está a su servicio, sino que también vía telefónica, por un mail, o simplemente apersonándose en cualquier control o en la Dirección General Policía Caminera, que funciona en el tercer piso de la Jefatura de Policía, ciudad de Córdoba.

Otras capacitaciones y proyectos


13/11/2017 - ¿QUIÉNES SOMOS?